Aros de Matrimonio, las alianzas

La costumbre de intercambiar alianzas el día de la boda durante la ceremonia, viene de muy antiguo. En el siglo XIII a.c. , los egipcios ya intercambiaban alianzas.

En la antigüedad los maridos celebraban un rito para asegurarse de que los espíritus de sus mujeres no les dejaran demasiado pronto. El marido ataba los tobillos y las muñecas de su mujer con cuerdas de hierba con la creencia que esta atadura mantendría su espíritu dentro.

En el tiempo del imperio romano los anillos eran de hierro; los de oro sólo podían ser usados por senadores y magistrados. Luego, la costumbre se expandió a otros estratos socioeconómicos.

Las alianzas empezaron a usarse en el siglo V, pero costó para que la Iglesia las aceptara como parte de la ceremonia.
El anillo de diamantes:

En la Biblia, ya vemos que en el Antiguo Testamento se pedía la mano de la novia con un anillo. Esta costumbre ha llegado hasta nuestros días. En el siglo IX, el papa Nicolás I, decreta que el hecho de entregar el anillo a la novia es ya una declaración oficial de la intención de casarse.

EL ANILLO DE COMPROMISO

El novio le da el anillo a la novia para simbolizar su amor sin final, por su forma circular. Aunque hay de muchos materiales, los más comunes están hechos de oro y diamantes, lo que significa que el amor será tan fuerte y puro como esos materiales. Se lleva en el dedo anular por la vieja creencia de que la vena de ese dedo llega hasta el corazón.

En el pasado, cuando la propuesta era un procedimiento más formal, el futuro novio enviaba a sus amigos o miembros de su familia en su representación para que conocieran a la futura novia y su familia.

Si ellos veían un hombre ciego, un manco o una mujer embarazada durante su estada, se pensaba que el matrimonio podía estar predestinado al fracaso. Sin embargo, nodrizas de varones, pichones de paloma o de lobos eran buenos signos.

El anillo que recibe la novia en la actualidad, debe llevarlo en la mano izquierda.

Llevar la alianza en el dedo anular de la mano izquierda:
Esta costumbre viene porque en la antigua Grecia se creía que la vena de este dedo se comunicaba directamente con el corazón.

Aquí te presentamos algunos tips para escoger los anillos de matrimonio:

  • Elige un joyero de confianza, la oferta es bastante amplia pero es mejor contar con alguien que nos dé la debida garantía por su trabajo.
  • Existen anillos para todos los presupuestos, por ello conviene revisar varias opciones antes de encargarlos. El precio estará en función al material que elijan y del prestigio del orfebre.
  • Lo que está de moda no siempre lo estará. Recuerda que no hay como los modelos clásicos, especialmente cuando se trata de una joya que nos acompañará toda la vida.
  • Los aros deben hacer juego con tu anillo de compromiso. No olvides que usualmente se llevan juntos en el mismo dedo, por tanto si tu anillo de compromiso es de, por ejemplo, oro amarillo, no se vería bien que lo combines con un aro de platino.
  • Tu futuro esposo también usará el aro, por tanto debes consultar su opinión antes de hacer la elección. Usualmente los hombres prefieren los modelos clásicos por su elegancia y sencillez.
  • Algunos modelos pueden ser muy atractivos a la vista pero no necesariamente son cómodos, por ello es recomendable que antes de decidirse prueben varios tipos hasta encontrar el que más comodidad les brinda.
  • Mide con cuidado el calibre de tu dedo y el de tu novio y acuerda con el joyero hacer una prueba antes de la entrega final, así podrán constatar que la joya es de su entera satisfacción.

Fondo y forma

Existen varios tipos de aros, pero los más conocidos son los aros normales de caña alta o media caña, que tienen el interior ligeramente curvo con mayor o menor espesor, y los aros anatómicos, cuyo diseño es redondeado por dentro y da una sensación de mayor comodidad al llevarlo puesto. Además, para elaborar este último se requiere mayor cantidad de oro debido a su forma de cúpula por lo que es más recomendado para aros que tienen un espesor considerable.

Es costumbre grabar en los aros de matrimonio, los nombres de los novios y la fecha de la boda. Pueden elegir entre los nombres o las iniciales de los novios. El nombre del novio se coloca en el aro de la novia y el nombre de la novia se coloca en el aro del novio.

Color

Es posible lograr cualquier tipo de combinación: en oro amarillo, blanco, blanco-amarillo y amarillo-blanco. Pueden además, tener un acabado mate o pulido, dependiendo de los gustos particulares. El color dependerá de la combinación de éste metal con otros metales que aclaran u oscurecen al oro, dependiendo del caso.

Para fabricar oro 18 quilates amarillo se mezcla 75% de oro y 25% de cobre o zinc.
El oro blanco de 18 quilates es fabricado mezclando 75% de oro con 25% de plata o paladio. En algunos casos se emplea níquel pero se ha comprobado ciertas reacciones alérgicas de este metal al contacto con la piel en algunas personas.
El oro blanco en cambio posee un fino baño de Rodio que otorga mayor blancura, pues el color natural del oro es blanco gris. Para mantener el oro blanco, debe recibir un baño de rodio por lo menos cada dos años.

Como en todo, modelos y colores hay para elegir pero el sentimiento que encierra una joya, al margen de su valor como tal, es irremplazable e indescriptible.

Finalmente, sea cual fuere su elección recuerden que los Aros de Matrimonio serán las joyas que les recordarán día a día el compromiso de amor que se hicieron para toda la vida.

Be the first to comment on "Aros de Matrimonio, las alianzas"

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: